info@ingenierosconsultores.com

Informe de Valoración

Informe de valoración o valor normal de mercado para la justificación de ayudas y/o subvenciones

Se realiza el presente Informe de Valoración o Certificado a solicitud del titular y como base la justificación de las medidas de apoyo financiero concedidas en el marco del Programa de Reindustrialización y Fomento de la Competitividad Industrial, concedidas por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, y a la que se acogió el titular para un Proyecto para la ampliación de la capacidad de producción de una fábrica de tuberías.

 

SOLICITE AQUÍ SU PRESUPUESTO: info@ingenierosconsultores.com

 

En  cumplimiento  de  lo  establecido  en  el  artículo  31.3  de  la  Ley  38/2003,  General  de Subvenciones,  para  aquellas  inversiones  que  superen  los  50.000  €  en  caso  de  ejecución  de  obras  o  los  18.000  €  en  caso  de  adquisición  de  bienes  o  prestación  de servicios,  se  deberán  aportar  2  presupuestos  alternativos  al  seleccionado,  de  cara  a verificar  que  las  inversiones  se  hayan  realizado  a  precio  de  mercado.  Como alternativa, se podrá presentar también el presente Informe de Valoración, en el que se acredite que la inversión o activos, descrita en el en el expediente  nº RCI-04xxx (MINISTERIO DE INDUSTRIA, ENERGÍA Y TURISMO, SECRETARÍA GENERAL DE INDUSTRIA Y DE LA PYME – Dirección General de Industria y de la Pyme), se ha realizado de acuerdo con las condiciones normales de mercado en la fecha en que se ha ejecutado la inversión, especificando que el precio no es superior al valor de mercado. 

 

 

METODO VALORACIÓN INFORME DE VALORACIÓN

En general la tasación de un activo busca encontrar el valor que se está dispuesto a pagar (Valor de Mercado); es decir, es el importe estimado por el cual el activo o servicio podría ser intercambiado, en el último caso ofrecido, a la fecha en que practica la valuación, entre un comprador y un vendedor independiente.

Se entenderá por valor normal de mercado aquél que se habría acordado por personas o entidades independientes en condiciones de libre competencia. Dada la crisis económica generalizada reciente y la consiguiente irregularidad de los mercados, resulta cada vez más complicado hallar este valor normal de mercado.

Existen distintas definiciones sobre el valor de un Bien o métodos de valuación, las cuales depende generalmente, del objetivo de la valuación. La elección del método de valoración tendrá en cuenta, entre otras circunstancias, la naturaleza de la operación, la disponibilidad de información fiable y el grado de comparabilidad. Se podrá estimar además la depreciación sufrida por el Bien partiendo de su valor de adquisición.

Tratándose los activos a tasar de una inversión susceptible de producir un beneficio o rentabilidad en su inmensa mayoría no comerciales, se estima adecuado el empleo del método de capitalización. En todo proyecto de inversión empresarial es muy importante la evaluación previa del mismo para comprobar si es viable y finalmente se ejecuta. Si el proyecto es rentable para la empresa se llevará a cabo, pero si no lo es la empresa no dedicará ningún esfuerzo a la creación empresarial porque es más rentable invertir ese dinero en productos de renta fija y bajo riesgo. La rentabilidad de un proyecto de inversión es precisamente la que trata de medir cuantitativamente el valor actual neto, una de las formas más conocidas de evaluar inversiones a corto, medio y largo plazo, que permite determinar si la inversión cumple con el objetivo básico financiero: maximizar la rentabilidad de la inversión.

El valor actual neto (VAN) trata de medir si el proyecto de inversión de una empresa aumenta o disminuye el valor de la misma. Este índice, es un procedimiento que permite calcular el valor presente de un determinado número de flujos de caja futuros, originados por una inversión. La metodología consiste en descontar al momento actual (es decir, actualizar mediante una tasa) todos los flujos de caja (en inglés cash-flow) futuros o en determinar la equivalencia en el tiempo 0 de los flujos de efectivo futuros que genera un proyecto y comparar esta equivalencia con el desembolso inicial. Dicha tasa de actualización (k) o de descuento (d) es el resultado del producto entre el coste medio ponderado de capital (CMPC) y la tasa de inflación del periodo. Cuando dicha equivalencia es mayor que el desembolso inicial, entonces, es recomendable que el proyecto sea aceptado.

En las transacciones internacionales es necesario aplicar una tasa de inflación particular, tanto, para las entradas (cobros), como, para las de salidas de flujos (pagos). La condición que maximiza el margen de los flujos es que la economía exportadora posea un IPC inferior a la importadora, y viceversa.

Si el proyecto no tiene riesgo, se tomará como referencia el tipo de la renta fija, de tal manera que con el VAN se estimará si la inversión es mejor que invertir en algo seguro, sin riesgo específico. En otros casos, se utilizará el coste de oportunidad. Cuando el VAN toma un valor igual a 0, k pasa a llamarse TIR (tasa interna de retorno). La TIR es la rentabilidad que nos está proporcionando el proyecto.

Por lo general, hablamos de proyectos a largo plazo, de más de dos años, aunque también es aplicable a proyectos de inversión de duración más corta.

Si el VAN es mayor que cero, el proyecto será rentable y por tanto se llevará a cabo; en cambio, si el VAN es negativo, ejecutar ese proyecto supondrá pérdidas para la empresa, y por tanto no se ejecutará. En caso de ser cero, la rentabilidad de la inversión se corresponde con la rentabilidad mínima exigida, y por tanto es indiferente elegir la inversión o un producto de bajo riesgo con esa rentabilidad. Es lo que se llama Tasa Interna de Retorno (TIR).

Se estima una vida útil de aproximadamente 20 años de las líneas de fabricación. A efectos de cálculo del VAN de la inversión o activos a valorar se considerará un periodo n de 10 años. Siendo representativo se toma como referencia de cálculo las Líneas 4 y 5. Se anexa resumen de los cálculos realizados, donde se refleja la alta rentabilidad de la inversión, con TIR estimados superiores al 100 %.  

A efectos de reforzar el análisis y estudio de mercado realizado, se analizan también en el Informe de Valoración los resultados ya logrados.